Tus contenidos dicen mucho de ti y de tu empresa.

Gracias a tu contenido mantienes el contacto con clientes actuales y atraes a clientes potenciales, les muestras todo lo que tu empresa puede hacer por ellos y te posicionas como una marca creíble.

A todas las empresas les gustaría que sus tweets obtuvieran muchos RTs o que sus posts fueran muy compartidos en redes sociales. La fórmula del éxito para crear contenido que se comparte no existe, cada empresa deberá diseñar su estrategia y experimentar con distintos contenidos hasta encontrar los que mejor funcionan.

Sin embargo, sí que puedes seguir una serie de consejos que te ayudarán a crear contenidos que se comparten.

1. Conoce a tu audiencia

El primer paso para crear contenidos exitosos es analizar quién los va a consumir.

¿Cómo es el destinatario de tus contenidos? ¿Qué le gusta hacer? ¿Qué busca en tu producto?

No lo pierdas nunca de vista mientras creas tus contenidos, ya que si te olvidas de él, te olvidas de lo más importante.

2. Investiga a tus competidores

Ahora que ya has hecho una radiografía de tu lector, no puedes pasar por alto que también estará recibiendo mensajes de otras marcas que ofrecen productos o servicios como el tuyo.

Investiga qué tipo de contenidos publican tus contenidos y en qué formato (blog, posts en redes sociales, video, documentos…). Consultando tus redes sociales podrás saber también con qué acciones ha tenido más acciones y con cuáles menos.

A partir de ahí ya puedes coger unas cuantas ideas:

  • qué está haciendo bien tu competencia
  • qué se puede mejorar
  • qué puedes hacer tú de forma diferente para destacar respecto a tu competencia

3. Crea títulos atractivos

Has terminado el trabajo de investigación y ahora hay que ponerse manos a la obra.

Tus contenidos se venden fundamentalmente a través de su titular. Si el titular no funciona, no importa que el resto de contenidos esté muy bien, porque no va a llegar a sus destinatarios.

Busca títulos descriptivos, con palabras clave apropiadas y que inciten al usuario a hacer click para leer más.

Los titulares que ofrecen información de servicio, responden a preguntas o despiertan la curiosidad siempre funcionan bien.

4. Añade imágenes

Las imágenes se procesan más rápido que el texto en nuestro cerebro y se recuerdan mejor.

Por eso ahora todas las empresas en redes sociales recurren tanto a gráficos, infografías y gifs.

5. Estructura correctamente la información

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que leíste un texto de internet con calma, sin ir en diagonal ni saltar párrafos?

Ese hábito está muy generalizado, por las prisas y por la saturación de información a la que nos vemos sometidos.

Si tu lector no encuentra rápidamente lo que está buscando, pasará a otra cosa. Por eso es importante que la información esté accesible:

  • Usa títulos y subtítulos para dividir el texto
  • Recurre a listas numeradas o sin numerar
  • Escribe párrafos cortos
  • Destaca las palabras o frases más importantes con negritas
  • Inserta imágenes a lo largo del texto

6. Busca la conexión con tus lectores

A todos nos gusta escuchar historias, conocer a otras personas, descubrir cosas nuevas.

Tus contenidos funcionarán mejor si buscan la conexión con los lectores, ya sea porque

  • apelan a las emociones
  • muestran historias humanas
  • ponen cara a personas que trabajan en la empresa
  • ofrecen experiencias de otros clientes
  • comparten información que no se puede encontrar en otros lugares
  • hablan con cercanía, sin formalismos
  • enseñan algo de lo que se puede aprender

Fuente: Advei Blog